La Naranja Trifásica (3/3)

12 y 13 de Abril 2005:

El circuito para rastreadores no entrañaba aparente dificultad hasta que Naranjito llegó al ángulo recto y al tratar de re-incorporarse empezó a dar bandazos hasta que perdió el control y volvió por donde había ido. Si se tomaba la bifurcación mala se perdía mucho tiempo. En total se presentaron 34 rastreadores, alguno de ellos muy curiosos por su forma o materiales de construcción. Por poner algunos ejemplos, se vieron desde Tupper Ware con ruedas hasta meras tablas circulando por los circuitos, pasando por coches de carreras, una vaca, una especie de felino, un autobús, una calavera, una casa… la verdad es que los diseños no eran nada aburridos.

Los minutos previos al concurso fueron de gran tensión por no saber cómo se iba a comportar nuestro invento y porque aún estábamos mejorando el programa.

Pasamos la verificación con un pequeño susto porque aquello hizo cosas que nunca había hecho pero al final respondió, un reinicio a tiempo a veces ayuda 😉

Hicimos la primera crono. Todo iba muy bien, el robot iba muy rápido y seguro hasta que llegó al ángulo recto y en la rectificación de la trazada se dio la vuelta y regresó a la salida. Debido a la falta de tiempo tuvimos que meter uno de los primeros programas que desarrollamos y claro…

Todo cambió para la segunda crono, nos dio tiempo a programar uno de los últimos programas y se notó. Conseguimos el tercer mejor tiempo con 19.40″ sin exprimir demasiado la velocidad máxima.

En la tercera crono los equipos arriesgaron al máximo ya que cada robot se quedaba con su mejor tiempo de las tres cronos y se vieron auténticas balas rodantes que recorrieron el circuito en apenas 10″. Si Naranjito hubiese tomado bien las bifurcaciones habría quedado muy por encima del definitivo séptimo puesto.

En la liguilla de rastreadores en la que compiten simultáneamente en el mismo circuito 4 robots salíamos en primera posición por el buen resultado de la crono. Sin embargo, tras realizar una salida nula comprobamos que la correa de transmisión estaba fuera de su sitio. Esto antes nunca nos había ocurrido y es muy extraño puesto que el robot había sido probado dos minutos antes de ponerlo en la mesa de verificación y además está ajustada tan sumamente tensa que cuesta trabajo quitarla a mano. De lo que no nos dimos cuenta es de que también un cable, en concreto el de los sensores, estaba medio suelto y claro, con los nervios de la competición no nos explicábamos por qué el robot no seguía la línea. Como íbamos a entorpecer la salida del resto de robots optamos por retirarnos entre los aplausos de los asistentes y la desilusión de todos nosotros. No digo que pudiera ser un sabotaje, pudo ser casualidad, lo único que me gustaría es que hubiese una persona encargada exclusivamente de que nadie se acercara a la mesa de verificación para evitar posibles tentaciones dañinas.

Al siguiente día corríamos la segunda y definitiva liguilla aunque éramos conscientes de que sin puntuar en la primera era prácticamente imposible clasificarnos para las semifinales. Por eso nos lo tomamos con calma y con ganas de disfrutar del concurso. En esta carrera se hizo justicia y ganamos claramente, aunque poco faltó para que un robot descontrolado con patas de perro nos echara fuera de la pista. No te pierdas el video. La victoria nos sentó como si hubiésemos ganado el concurso porque el robot funcionó de maravilla, como solía hacer, y era el reconocimiento al trabajo bien hecho de mi equipo. Sabíamos que teníamos que estar en lo alto pero un error en la primera liguilla nos apeó de estar entre los cinco primeros que era nuestro objetivo.

No llegamos a las semifinales pero los entendidos en la materia se dieron cuenta de que nuestro cachorro tenía mucha calidad. La estructura estaba realmente lograda y bien acabada, la electrónica estaba muy bien pensada y era digna de un buen ingeniero y el control del robot… bueno, una pasada. Por eso recibimos el Premio al Mejor Diseño Tecnológico Cybertech 2005, era obvio que el robot podía funcionar mucho mejor de lo que demostró en la competición. No lo esperábamos pero esto no hace otra cosa que darnos más motivos para demostrar en un fututo hasta dónde es capaz de llegar Naranjito.

Por último, agradecer a los organizadores, en especial a Nera, monitores, a nuestro tutor Miguel Hernando, a todos los que nos han apoyado y preocupado por los avances que hacíamos, a nuestras madres que han tenido que soportar que sólo apareciéramos por casa para cenar y dormir, a nuestros compañeros de hazañas los NPI que tantas horas de laboratorio hemos compartido, a nuestros compañeros de la EUITI, a los que contestaban los mensajes en el foro y un largo etcétera, ya que sin su ayuda y apoyo este proyecto no hubiera sido posible. Muchas gracias a todos en nombre de la Naranja Trifásica.

rastreadores
momentos previos
crono2
enaccion
buena_crono
premiobot
premiogrupo

 

<< ANTERIOR